Home 5 Información 5 Cómo Saber si un Jamón es Bueno o No

Cómo Saber si un Jamón es Bueno o No

A la hora de comprar un jamón, es imprescindible saber reconocer si es de calidad o no. Hoy te vamos a enseñar a hacerlo, sin necesidad de ser un experto en la materia, y garantizándote que acertarás en todas tus compras a partir de ahora. Así que sigue leyendo, porque tenemos la forma ideal para hallar el jamón perfecto, ¡y no te la vas a querer perder!

cortando un jamón de calidad a mano

Importancia de distinguir un jamón de calidad

El jamón es una de las grandes joyas de nuestra gastronomía, y no tenemos ni una sola duda al respecto. Es casi una obra maestra, que requiere un gran cuidado y destreza a lo largo de toda su elaboración, y esto es algo que se aprecia posteriormente en la calidad del producto. Pero, para poder disfrutar de un producto perfecto, es imprescindible que sepamos elegir un buen jamón.

Y es que la calidad del jamón no influye solo en su textura o en su sabor, sino también en la experiencia que nosotros vamos a vivir al consumirlo. No hay nada más decepcionante que invertir en una pata de jamón y descubrir que su sabor no es el que esperábamos, que su tiempo de curación ha sido escaso o incluso que su aroma no es el adecuado.

Para que no nos den gato por liebre, es crucial que sepamos discernir entre un jamón bueno y uno malo sin necesidad de probarlo. Y es precisamente eso lo que te queremos enseñar hoy.

Evaluación visual del jamón

Lo primero que debes hacer es evaluar visualmente el jamón, antes siquiera de lanzarte a comprarlo. Hay tres puntos clave en los que debes fijarte para ver si realmente tiene buena calidad:

  • En primer lugar, debes consultar tanto el etiquetado como las diferentes certificaciones de calidad. De esta manera, sabrás la procedencia del jamón, así como si cuenta con alguna Denominación de Origen Protegida. Esto siempre es una garantía sobre la autenticidad y la calidad del producto, y, al estar reguladas por la ley, son incuestionables. Nos están hablando de un producto que ha pasado todas las pruebas de calidad pertinentes y que, por lo tanto, es fiable. Aquí encontrarás toda la información necesaria acerca del etiquetado del jamón
  • Tras esto, debes pasar a analizar el aspecto exterior de este. Con un simple vistazo, puedes averiguar mucho sobre un jamón, siempre y cuando sepas lo que debes mirar. El color debe ser intenso, sobre todo si hablamos de un jamón ibérico. Además, debe tener un buen veteado blanco, que nos indica que tiene suficiente grasa infiltrada, sin que esta llegue a ser dominante. Junto a esto, es importante que la forma de la pata no tenga ningún tipo de anomalía, puesto que es un indicativo claro tanto del proceso de crianza del animal como del proceso de curación.
  • Por último, te recomendamos que busques marcas y sellos de garantía. Estos son indicativos extra de la calidad del producto, y te asegurarás de estar apostando siempre por un jamón de calidad.
logo de la denominación de origen de Los Pedroches
Sello de la DO Valle de Los Pedroches

Características sensoriales de un buen jamón

No solo es importante revisar la calidad visual del jamón, sino que también su olor, su textura y su sabor son claves. Pero, claro, para descubrir todo esto, debes haber abierto ya el jamón. No te preocupes, porque los establecimientos fiables suelen permitirte devolver un jamón en caso de que realmente esté en mal estado, pese a que ya lo hayas abierto.

Lo primero que debes revisar en cuanto a sus propiedades organolépticas es el aroma, bastante característico. Te recomendamos que cierres los ojos, para así apreciar incluso más el aroma. Este debe ser complejo, salado pero también con ciertas notas dulces, y debe hacer que tu paladar reaccione automáticamente. Si notas cualquier nota rancia o discordante, podría indicarte que hay algo mal en la pieza.

Un factor clave es la textura y consistencia al tacto, porque nos habla de si el tiempo de curación ha sido suficiente. La carne debería sentirse firme, ni demasiado esponjosa ni demasiado seca. Además, la grasa debería derretirse con suavidad al contacto, mostrándonos así esa armonía entre la grasa y la carne magra.

Y, por último, llegamos al punto más importante: el sabor. En este sentido, debe haber siempre un equilibrio entre dulce, salado y ahumado. Sobre todo, es importante que haya una persistencia del sabor en el paladar, porque eso nos indica que estamos ante una pieza de gran calidad.

Tiempo de curación y calidad del jamón

Uno de los puntos clave para ver si la calidad del jamón es adecuada es el tiempo de curación. Y es que es en ese momento cuando realmente se conforman tanto los sabores como esa textura tan característica. Si alguna vez has notado, por ejemplo, que la textura es demasiado blanda, seguramente sea porque el tiempo de curación ha sido demasiado bajo.

Es algo que vas a poder apreciar a simple vista y que, además, se suele ver en el etiquetado, así que siempre podrás consultarlo.

Evaluación de la procedencia y denominación de origen

Junto a todo lo que ya hemos señalado, debes saber que el mero hecho de conocer la procedencia del jamón, así como si cuenta con Denominación de Origen, es claro indicativo de su calidad. Porque esto es lo que nos está garantizando que el jamón proviene de una región concreta, donde se aúnan factores como la alimentación y el clima para ofrecernos una calidad sin igual.

💡 En Vallejan contamos con los mejores jamones ibéricos de Los Pedroches

Mitos comunes sobre la calidad del jamón

Por último, queremos hablar de algunos de esos mitos típicos sobre la calidad del jamón que, en más de una ocasión, pueden llevarnos a error.

  1. Cuanto más tiempo de curación tenga el jamón, mejor. ¡Error! El tiempo de curación debe ser óptimo, manteniendo un equilibrio para, de esta manera, conseguir que la textura, el sabor y el aroma sean perfectos.
  2. Si el jamón tiene grasa, es porque es de mala calidad. ¡No! Ni mucho menos. Es más, que tenga una buena cantidad de grasa infiltrada es positivo, puesto que mejora tanto el sabor como la textura. Además, es lo que nos hace sentirlo como un producto de tanta calidad cuando lo probamos.
  3. El jamón de bellota es superior al resto. Si bien es cierto que es el que más se valora, ¡en gustos se rompen géneros! Puede que a ti no te convenza tanto su intenso sabor, y prefieras un jamón diferente. Todo depende de los gustos de cada uno.

Descubre nuestros jamones de Los Pedroches

Por último, te dejamos con una selección de jamones de Los Pedroches Vallejan.

💡 Aprende las características más importantes del cerdo de bellota