Home 5 Recetas 5 Cómo Hacer Sal de Jamón

Cómo Hacer Sal de Jamón

¿Has probado en alguna ocasión la conocida como sal de jamón? Puedes usar tanto jamón serrano como jamón ibérico, el que tengas por casa, aunque lo habitual es optar por el primero. ¡Y es una receta tan sencilla como deliciosa! Porque obtendrás una sal con mucho sabor, crujiente e ideal para usar como condimento. No tardarás prácticamente nada, y podrás sacarle partido a todos esos trozos que se parten al hacer lonchas. ¡Sigue leyendo, porque no te vas a arrepentir!

sal de jamón

Qué es la sal de jamón

La sal de jamón es, en realidad, un preparado muy sencillo que podrás hacer con esos trozos de jamón que siempre sobran al lonchearlo. Es lo que se conoce como cocina de aprovechamiento, y lo que se busca es generar la menor cantidad de desperdicio posible. Realmente, cuando hablamos de sal de jamón nos referimos a trozos muy, muy pequeños de jamón, que se secan. Y es tras ese proceso de secado que adquieren una textura crujiente, muy similar a la sal, pero manteniendo todo el sabor propio del jamón. No solo eso, sino que también tiene ese color rojizo tan característico, que hará que tus platos llamen mucho la atención.

Si todavía no te has atrevido a probar esta receta, te recomendamos que lo hagas sin dudarlo ni un solo segundo. Y es que es rápida, fácil, no requiere prácticamente nada de esfuerzo, y te permitirá sorprender a tus comensales de una forma increíble.

Materiales e ingredientes necesarios para hacer sal de jamón

Lo primero que debes saber es que necesitarás, cómo no, jamón serrano o jamón ibérico. Nosotros te recomendaríamos probar con el primero, puesto que no solo es más asequible, sino que tiene un sabor menos intenso. De esta manera, no opacará el sabor de los otros ingredientes que uses en tus platos.

Puede estar en lonchas o en tacos, o incluso restos, pero tendrás que triturarlos bien posteriormente.

Además del jamón, necesitarás papel de cocina y o bien un horno, o bien una freidora de aire. ¡Depende de lo que tengas por casa! Es más, puedes incluso apostar por el microondas, en caso de que desees hacerlo de forma incluso más sencilla. El resultado será siempre muy similar. Y, por último, necesitarás sí o sí un buen mortero.

Ante del paso a paso, te recordamos la relación entre jamón ibérico y umami o quinto sabor.

Preparación y proceso paso a paso para elaborar sal de jamón

  1. Cuando ya tengas el jamón a mano, debes poner en una de las hojas de papel de cocina todos los trozos que tengas. Sepáralos bien entre sí, para que no se vayan a adherir los unos a los otros en el proceso. Una vez tengas todas las lonchas colocadas, o todos los fragmentos de jamón, tendrás que poner encima otra hoja de papel de cocina, de manera que queden totalmente cubiertos. Y, a continuación, tendrás que poner encima una bandeja o un plato que pese, para que las lonchas queden bien planas.
  2. En caso de que decidas hacerlo en el microondas, bastará con que lo programes alrededor de un minuto y medio a máxima potencia. No obstante, te recomendamos que lo vayas vigilando, puesto que dependerá mucho de la potencia del microondas en cuestión. Si prefieres apostar por el horno, tendrás que dejarlo alrededor de 20 minutos a una temperatura de 180 grados, pero siempre vigilando.
  3. Una vez tengas el jamón totalmente cocinado, notarás que la textura ha cambiado. Pierde toda la humedad que pudiera haber tenido, y se queda mucho más crujiente. Y si bien es cierto que así ya podrías introducirlas en ensaladas, ponerlas como aperitivo o usarlas para hacer un bocadillo, ¡nosotros vamos a ir un paso más allá! Ahora es cuando tendrás que ayudarte del mortero, e ir machacando poco a poco esas lonchas o esos trozos para conseguir que su textura sea mucho más parecida a la de la sal. No tardarás demasiado, y el resultado será increíble. También puedes utilizar una picadora eléctrica.
bote de sal de jamón recién hecha

Ideas de degustación

¿Ya tienes tu sal de jamón, y no sabes cómo introducirla en las recetas? Lo cierto es que es un producto muy socorrido y versátil, al que le sacarás mucho partido en cuanto comiences a arriesgarte a usarlo.

En primer lugar, debes saber que es un condimento perfecto para cualquier tipo de ensalada. Y es que aporta sabor, textura y proteína, puesto que sus valores nutricionales continúan siendo los mismos. Transformará cualquier ensalada en un producto gourmet, ¡y la hará mucho más apetecible!

Junto a esto, también puedes introducirlo en platos de cuchara, como las lentejas. Será un pequeño detalle que marcará la diferencia. Lo mismo con la crema de calabaza, el arroz, la pasta… ¡El jamón encaja bien con todo!

Por supuesto, es un condimento especialmente útil para los aperitivos de cualquier comida. Por ejemplo, podrás hacer tostas de queso con sal de jamón. ¡Tus comensales alucinarán con la idea! Y el contraste entre la intensidad del queso (o la suavidad, dependiendo de la modalidad que elijas) y la salazón del jamón será un éxito rotundo.

Cómo no, esta sal es perfecta para hacer huevos rotos, o incluso para una tortilla de patatas. Al fin y al cabo, sería como si estuvieras cocinando huevos revueltos con jamón, pero con la particularidad de que el jamón no se apreciará tanto a simple vista. Eso sí, que sepas que el paladar de tus invitados lo notará sí o sí.

En cuanto te aventures a probar esta sal de jamón, ya no querrás que falte en tu nevera. Así que aprovecha cualquier trozo que pudieras tener de jamón en tu nevera, y sácale el máximo partido a tus productos.

💡 Puedes añadir esta sal a unas lentejas con jamón ibérico y elaborarla en casa con alguno de los jamones que te mostramos a continuación:

Cómo Hacer Sal de Jamón - Vallejan
sal de jamon

¿Conoces la sal de jamón? Para hacerla puedes usar tanto jamón serrano como jamón ibérico, el que tengas por casa ¡Y es una receta tan sencilla como deliciosa!

Tiempo de preparación: PT5M

Tiempo de cocinado: PT5M

Tiempo total: PT10M

Ingredientes de la receta:

  • jamón

Puntuación del editor:
5